GATOS

El gato doméstico, aunque mayormente conocido como gato, es un mamífero carnívoro que lleva conviviendo con los humanos entorno a 9.500 años aproximadamente y su nombre científico es Felis silvestris catus. Se cree que el acercamiento de los gatos a los humanos se dio debido a las plagas que convivían junto a los humanos en sus asentamientos primitivos.

Taxonomía del gato
ReinoAnimalia
FiloChordata
SubfiloVertebrata
ClaseMammalia
SubclaseTheria
InfraclasePlacentalia
OrdenCarnívora
SubordenFeliformia
FamiliaFelidae
SubfamiliaFelinae
GéneroFelis
EspecieF. Silvestis
SubespecieF.s. catus
Nombre común:Gato, minimo, micho, morrongo, morroño
Nombre en inglésCat
Peso2,5 a 7 kg
Tamaño40 a 50 cm
OrigenOriente Medio
Esperanza de vida12 a 16 años

Características de los gatos

La fisionomía de los gatos es muy parecida a la del resto de felinos, pero esta tiene una mayor flexibilidad y un menor tamaño.

Su peso se estima entre los 2,5 y 7 kg. Este puede ser mayor dependiendo de su alimentación y de la raza. Por ejemplo, el Maine Coon, puede superar los 11 kg de peso. En algunos casos se han encontrado ejemplares de hasta 23 kg de peso debido a su sobrealimentación.

La esperanza media de vida de los gatos domésticos suele ser entre doce y catorce años en los machos, mientras que en las hembras puede ser de uno o dos años más. El gato más longevo del que se tiene conocimiento han sido treinta y ocho años de edad.

Por lo general pueden tener una esperanza de vida mayor si se les restringe las salidas al exterior (menor exposición a enfermedades, accidentes y peleas con otros gatos).

Los gatos presentan unos colmillos afilados y una lengua áspera que utilizan para separar la piel y la carne de las presas que han cazado. Tienen un oído más desarrollado que el humano, el cual les permite escuchar sonidos que los humanos no podemos percibir. Pueden distinguir entre los colores rojo, verde y azul, esto en los perros no es posible. Además tienen una visión nocturna bastante desarrollada, lo que les permite ver en la penumbra o en la oscuridad.

Los gatos domésticos tienden a ser muy sociables con los humanos. Tienen una imagen del ser humano como si fuera su propia madre, debido a ello, aún siendo los gatos adultos, tienen un comportamiento como si siguieran siendo cachorros. (Un muy buen ejemplo de esto, es la dependencia que tienen a la hora de alimentarse, ya que al no haber aprendido a cazar, dependen de su dueño para la alimentación). En el caso de los gatos que han convivido con sus dueños desde que eran unas crías, pueden llegar a tener unos lazos muy fuertes con ellos.

En el caso de los gatos salvajes, estos suelen convivir en colonias en las cuales existe una jerarquía entre ellos.

¿Cómo son los gatos?

  • Clase: mamífero
  • Reproducción: vivípara
  • Alimentación: carnívoro
  • Longitud: entre 40 y 50 cm
  • Peso: entre 3,6 y 4,5 kg
  • Esperanza de vida: entre 12 y 15 años
  • Etapa adulta: entre los 5 y 12 meses
  • Crías por embarazo: entre 4 y 8 crías
  • Tiempo de Gestación: entre 58 y 67 días
  • Edad del destete: 4 semanas
  • Carácter: Tranquilo, sociable e independiente

¿Quieres conocer todas las razas de gatos?  En esta página te vamos a mostrar todas las razas de gatos que existen para que conozcas sus características y comportamientos, así sabrás cual es la más adecuada para ti: 👉 Razas de gatos: características y cuidados 👈

¿Cuántos años puede vivir un gato?

La longevidad de un gato dependerá mucho de los cuidados que ha recibido a lo largo de toda su vida. En el caso de uno doméstico que vive en un hogar puede llegar a ser de 12 años o más. Si se lleva un buen control de su alimentación y una buena vigilancia, podremos lograr que esté con nosotros el mayor tiempo posible. En el caso de los salvajes, su esperanza de vida es mucho menor, siendo normalmente entre 2 y 3 años debido a que están expuestos a pelas con otros gatos, envenenamientos, atropellos y más cosas.

¿Cómo se comportan los gatos?

El comportamiento felino comprende los hábitos que tiene y su forma de actuar en el día a día. Los gatos tiene su propio lenguaje corporal y gracias a él podemos saber como se encuentra nuestro minino. Para poder comprender como se siente nuestro felino es necesario que le hagamos sentir feliz y seguro.

Jadear: El jadeo no suele darse en el comportamiento de los pocos y solo suelen hacerlo cuando se encuentran estresados, tienen miedo, celo o ansiendad. En el caso de que el jadeo sea constante y excesivo puede ser que algo más grave le esté ocurriendo, como puede ser una intoxicación, que tenga parásitos en el corazón, un traumatismo cerebral o un bloque en la nariz. En caso de que esto ocurra, debe de ser lleva a un veterinario con urgencia para que lo trate.

Rascar: A los gatos siempre les gusta tener las uñas afiladas, por lo que suelen estar rascando objetos, ya sea para tenerlas afiladas o para marcar su territorio.

Frotar: Cuando los gatos se frotan contra un objeto o contra nuestras piernas, quiere decir que lo está reclamando como de su propiedad.

Ronronear: El ronroneo es una especie de sonido que emiten cuando están contentos y es parte de su sistema de comunicación. Por lo general ronronean cuando se encuentran en un estado de bienestar o felicidad, y eso quiere decir que se encuentran protegidos y seguros con nosotros. Esto suelen hacerlo cuando se encuentran sentados sobre nosotros y se les acaricia.

Amasar: El movimiento de amasado en un gato es algo que han aprendido cuando eran cachorros y lo realizan para obtener la leche de su madre. Este movimiento consiste en tirar y presionar con sus patas delanteras, alternando haciendo un movimiento como si estuvieran amasando. Esto demuestra que nuestro felino siente amor por nosotros.

¿Cómo se forma el carácter de un gato?

El comportamiento y el carácter del felino puede variar dependiendo de varios factores, los cuales son:

Aprendizaje: Cómo ha sido su entorno y su educación en su etapa de desarrollo va a marcar su comportamiento. El aprendizaje es clave en estos animales.

Genética: Entorno a un 30% de sus características vienen otorgadas por herencia genética. Por ejemplo, si un gato tiene un carácter asustadizo, es muy posible que esto sea transmitido a sus descendientes.

Socialización: Es muy importante que en su etapa de cachorros socialicen e interactuen con otros gatos, con otros animales, con entornos distintos y con personas. La etapa que transcurre entre las dos primeras semanas de vida hasta la séptima, va a marcar el carácter del gato en su etapa de adulto.

Cuidados de un gato

¿Qué necesita nuestro gato?

Lo principal que necesita nuestro gato es que le demos amor y cariño, pero además de esto, también necesita varios elementos imprescindibles para asegurar su bienestar y que tenga una buena calidad de vida.

– CAMA

Nuestro gato necesita un lugar de descanso adecuado para que se encuentre bien. Para elegir la cama adecuada es necesario que pensemos en el tamaño que tendrá una vez sea adulto. La cama tiene que ser lo suficientemente grande para que pueda realizar movimientos y girarse de forma cómoda.

Esta debe de ser colocada en un lugar e el que haya buena temperatura y sea apacible. También debe de ser un sitio amplio en donde pueda vigilar para sentirse tranquilo. Es posible que el gato tenga preferencia por dormir en otros sitios, por lo que será necesario trasladar su cama y adaptarla a ese lugar.

– ARENERO

El arenero es uno de los objetos básicos que debe de tener nuestro minino, ya que será el sitio donde haga sus necesidades. El lugar donde será colocado, debe de ser lejos del comedero, que esté limpio y que sea tranquilo. Es importante elegir uno que esté adecuado a sus medidas. Debe de ser el doble de grande que su longitud y que sea lo suficientemente amplio para que pueda dar la vuelta dentro de él. En el caso de que tenga más de un gato, será necesario que cada gato disponga de uno propio, y en el casto de que su casa tenga varios pisos, deberá tener un arenero en cada uno de ellos.

La arena que colocaremos dentro debe de ser una arena especial para gatos que es absorbente. Existen varios tipos de arena y marcas distintas adecuadas a cada tipo de gato. Una vez el gato se sienta a gusto tanto con la caja, como con el tipo de arena, esta no debe de ser cambiada ya que puede alterar el comportamiento del gato.

– RASCADOR

Nuestro gato necesita tener las uñas afiladas para que tenga una buena salud y para ellos en necesario que se le de un rascador en donde el pueda afilarse las uñas.

Es muy posible que su gato rasque distintos muebles u alfombras en su casa, esto lo hace para marcar su territorio y es un comportamiento propio suyo. Muy posiblemente lo siga haciendo, por lo que le aconsejamos que anime a su gato a que empiece a utilizar los rascadores.

– TRASPORTÍN

El trasportín es algo obligatorio que tenemos que tener cuando tenemos un gato como mascota, ya que es algo necesario para trasladarlo cuando tengamos que salir de casa con él y llevarlo a otro lugar. Durante un traslado, el gato puede asustarse fácilmente ante ruidos fuertes o situaciones en las que se les puede generar estrés, el resultado de esto es que pueda salir corriendo y termine perdiéndose. Mediante la utilización del trasportín esto se puede evitar.

El trasportín debe de estar bien ventilado y ser rígido, que pueda desmontarse de forma sencilla y que pueda abrirse desde arriba.

– JUGUETES

Aunque los juguetes no son obligatorios, si es recomendable que tenga para que pueda divertirse y de esta forma estimular su inteligencia y que puedan satisfacer su instinto cazador. Además de que sirven para que esté en constante movimiento y realice ejercicio físico.

Es importante que cuando los gatos son cachorros no se juegue con ellos con las manos, por que las morderá y arañará, y cuando sean adultos tendrán ese mismo comportamiento. Por ello, desde son bien pequeños se debe de jugar con ellos con distintos juguetes, y es conveniente ir cambiándolos para que no se aburran de ellos.

Alimentación para gatos.

Los gatos son animales carnívoros por naturaleza, debido a ello es necesario que se incluya carne en su dieta. Es necesario que sigan una dieta que les aporte todos los nutrientes necesarios para que estén sanos y tengan un buen desarrollo. La alimentación debe de estar compuesta de proteínas, grasas de origen animal y taurina (para el corazón y la vista).

La alimentación que se le da al gato debe de ser específica en función de su estado, no se le puede poner la misma dieta a un cachorro, que a un adulto, a uno activo que a uno sedentario, a uno anciano o uno esterilizado.

– COMIDA CASERA PARA GATOS

Es muy difícil que la dieta de nuestro gato esté completamente basada en comida casera, por que debemos de conocer cuales son las nutrientes que aportan cada alimento, además de que la dieta debería de estar supervisada siempre por un especialista en alimentación. Esto no quiere decir que darle comida casera no sea una buena idea.

– ¿QUÉ ALIMENTOS PUEDO DARLE?

Estos alimentos son aptos para el consumo humano y también lo son para nuestro gato:

  • Hígado de pollo cocido
  • Pescado sin espinas cocido o asado
  • Carne sin hueso cocina o asada
  • Pavo
  • Jamón cocido
  • Un poco de arroz hervido

En muchas casas se les da las sobras de la comida a los gatos, pero esto no es recomendable ya que muchas veces esta comida no tiene los nutrientes que necesitan y esto puede provocar que nuestro gato tenga sobrepeso o sea más propenso a tener enfermedades.

– COMIDA PREPARADA

Lo más recomendable es elegir un alimento que ya esté preparado y que sea el más adecuado para él, ya que tiene los nutrientes necesarios. Existe una gran variedad de productos distintos que están adecuados a cada tipo de gato, por lo que debemos de elegir el que más se asemeja al nuestro siguiendo las pautas que nos haya dado el veterinario.

Podemos distinguir tres tipos de alimentos para gatos:

Comida seca

Cuando hablamos de comida casera, nos referimos a pienso para gatos, y esta es la comida más común y normalmente la más completa que se le puede dar. En el caso de que nuestro gato se alimente de comida seca, es necesario que nos aseguramos que beba agua a lo largo del día, ya que esta comida no lo contiene.

Uno de los beneficios que tiene la comida seca es que facilita la eliminación del sarro dental debido a la textura crujiente que tiene, y gracias a ellos podemos prevenir que tenga problemas de dientes y de encías.

Comida húmeda

Cuando hablamos de comida húmeda, nos referimos a la que proviene de latas y sobres. La textura de esta comida es gelatinosa y existe una gran variedad de ella. Por lo general, a los gatos les suele gustar mucho, a pesar de ello, mucha gente prefiere que la dieta de su felino no esté basada solo en comida de este tipo, ya que causa que el aliento y sus excrementos tengan un olor muy fuerte.

Los gatos son muy exigentes con su comida, por lo que debemos de dársela en condiciones óptimas para el consumo. En caso de que no lo hagamos puede ser que la rechace.

Es muy importante que conozcamos que los gatos no comen los alimentos que son más sanos, sino que comen los alimentos que más les gustan a ellos, debido a ello, debemos de controlar las cantidades que ingieren y que es lo que comen.

– COMEDERO

El comedero es parte del equipamiento necesario para nuestro gato y tiene que estar hecho de un material que sea fácil de limpiar, por ejemplo, de porcelana. Una vez nuestra mascota lo utiliza se debe limpiar completamente y no se deben dejar restos de comida, sobretodo si es comida húmeda. El comedero debe de estar alejado tanto como del agua, como del arenero para evitar que se ensucie. Si en nuestra casa tenemos más de un gato, cada uno debe de tener su propio comedero y que uno esté alejado del otro para evitar que se molesten entre ellos.

– BEBEDERO

Como cualquier ser vivo, nuestro gato necesita tomar agua diariamente, por lo que necesita un recipiente grande donde hacerlo. Se recomienda que el material del bebedero sea de acero inoxidable ya que facilita su limpieza. El bebedero debe de estar colocado de forma separada al comedero para evitar así que caigan trozos de comida en él y se ensucie el agua. Si en nuestra casa tenemos más de un gato, cada uno debe de tener su propio bebedero.

Higiene

Los gatos tienen la fama de ser animales muy limpios y eso es algo cierto. A pesar de ello, hay que mantener unas pautas de aseo para que tengan una salud óptima.

– CUIDADO DE LAS UÑAS

Aunque a los felinos no es necesario cortarle las uñas, al igual que a los humanos, estas no paran de crecer, por lo que es necesario cortárselas con cierta frecuencia para así evitar que pueda hacernos daño a nosotros mismos o a los muebles de la casa sin darse cuenta.

Cortarle las uñas es algo muy delicado, por lo que si no estamos familiarizados con ello debemos de acudir a nuestro veterinario para que lo haga él.

Si decidimos hacerlo nosotros, debes de tomar su pata y apretar de forma ligera cada almohadilla de sus dedos para que salga la uña. Se debe de utilizar un cortauñas para gatos y recortar solo la punta trasparente. Nunca se debe recortar la parte rosada, ya que ahí se encuentran nervios y vasos sanquineosm por lo que podemos producirle dolor y una hemorragia.

– CEPILLADO

El cepillado de pelo en los gatos es algo muy importante. Si nuestro felino tiene el pelaje largo o medio se le debe de cepillar de forma a diaria, si por el contrario tiene el pelaje corte, se debe de hacer cada dos o tres días a la semana. De esta forma evitamos que se formen nudos en su pelo y no tenga problemas de piel, por lo que tendremos una piel y un pelo más sanos. Si no cepillásemos a nuestro gato, no se eliminaría el pelo muerto que tiene, lo que podría dar lugar a que ese pelo termine en el estómago y se formen las famosas bolas de pelo. En el caso de que no expulse las bolas de pelo, estas pueden ser peligrosas.

– LIMPIEZA DE OÍDOS

Los oídos de nuestro gato deben de ser limpiados al menos una vez a la semana. Se puede hacer envolviendo nuestro dedo en una gasa esterilizada que este mojada en suero fisiológico. Esta debe de ser pasada de forma suave por la oreja del gato para dejarla limpia. Si hacemos esto de forma semanal, no se acumulará demasiada suciedad en sus oídos y evitaremos que pueda tener una infección como la otitis.

– LIMPIAR LOS OJOS

Aunque ya sabemos que los gatos son muy limpios, ellos no pueden llegar con su lengua a los ojos, por lo que es algo que no debemos dejar de lado. Se les debe de limpiar los ojos dos veces a la semana, y aunque a ellos no les gusto mucho, es algo necesario.

En el caso de que tengamos un gato braquicéfalo (la forma de su cara es más ancha y corta que la de otras razas de felinos), se les debe de hacer una limpieza de ojos de forma diaria para así evitar que se le acumulen las legañas y puede llegar a tener una infección por ello.

Si somos novatos y no sabemos como se hace una limpieza de ojos, debemos de acudir a nuestro veterinario para que nos enseñe a hacerlo de forma correcta.

– LIMPIEZA DENTAL

Al igual que la vista y los oídos, también debemos de cuidar los dientes de nuestro gato. De esta forma evitaremos que pueda tener enfermedades procedentes por una mala salud dental.

Por lo tanto, debemos de acudir a nuestro veterinario para que nos aconseje un cepillo y una pasta especial para gatos y que te asesore como se los debes de limpiar.

Es importante que le acostumbres a esta tarea. No puedes llegar de una día para otro e intentar cepillarle los dientes sin que nuestra mascota sepa que es eso. Una forma de hacerlo es poner pasta de dientes en tu dedo y dejar que la huela y la chupe para que sepa que es.

– BAÑO

Existen un mito que dice que a los gatos no se les puede bañar. Esto es totalmente falso, de hecho, es recomendable hacerlo aunque sea algo que no les gusta mucho. Por si mismos los gatos están continuamente limpiándose con la lengua, eso no quiere decir que más o menos 1 o 2 veces al mes no les demos un baño. Es muy posible que también te encuentras algún día a tu mascota sucia por que se haya manchado y no llegue con su propia lengua a limpiarse, así que ese día deberemos de bañarlo también.

Es importante que nunca se bañe al gato antes de haber cumplido los 3 meses de edad, ya que sus defensas todavía no están desarrolladas completamente y podríamos arriesgar su salud.

Si no quieres bañarlo tu mismo, existen peluquerías especializadas en ello, además tienen y utilizan productos adecuados para ellos.

En caso de que lo bañenos nosotros mismos, no se debe dejar al gato solo en la bañera.

Pasos para bañar a un gato

1. Utilizar una bañera: Esta no debe de ser profunda y hay que llenarla con agua tibia. Es recomendable poner en el fondo de la bañera una toalla para que en el caso de que se asuste, pueda agarrarse a ella con las uñas y de esta forma se relaje.

2. Meterlo en la bañera: Debemos de utilizar juegos para que nuestro gato entre por si mismo en el agua. En caso de no conseguirlo, podemos cogerle con las manos e introducirle poco a poco en el agua. Esto siempre hay que hacerlo sin presionarle.

3. Mojar su cuerpo poco a poco: Una vez está dentro de la bañera, debemos de mojarle poco a poco para que se acostumbre al agua. En caso de que se asuste, debemos de parar y esperar a que se tranquilice y esté de nuevo relajado. No se le debe de mojar por encima del cuello, ni tampoco se le debe de meter la cabeza bajo el agua. La primera vez que lo vamos a bañarlo, con meterlo simplemente en el agua vale para que se vaya acostumbrando a ello.

4. Lavar su cuerpo: Una vez ya tiene el cuerpo mojado, debemos de utilizar un champú para gatos y haremos movimientos suaves sobre su piel, siempre en dirección al crecimiento de su pelo. Una vez que ya está completamente enjabonado, debemos de aclarar su piel con agua tibia. Es importante que no le entre champú tanto en la boca, nariz, orejas y ojos.

5. Lavar su cara: La limpieza de su cara debe de hacerse con una toallita húmeda y de forma suave.

6. Secarlo: Para secar a nuestra mascota utilizaremos una toalla y lo haremos realizando movimientos suaves. Si tiene el pelaje corto, una vez retiremos la toalla se secará por si solo. Si por el contrario tiene el pelaje medio o largo. Podemos utilizar un secador siempre y cuando no se asuste de él. En el caso de que no le guste el secador, seguiremos secándolo con una toalla lo máximo que podamos.

7. Recompensarlo: Siempre que finalice un baño, debemos de premiarlo, De esta forma relacionara que el de forma positiva que el baño es algo bueno.

Salud de los gatos

En el momento de adopción de un gato, se debe de seguir un proceso para asegurar la salud de nuestra mascota. Lo primero que se debe de hacer es llevar a un veterinario para que este pueda examinarlo y nos aconseje sobre la desparasitación, vacunación y esterilización. Una vez lo ha hecho, él nos indicará cual se el calendario para ponerle vacunas y desparasitarlo.

Test de inminodeficiencia felina y de lecucemia.

Es necesario que una vez hemos adoptado un gato se le lleve al veterinario para que pueda comprobar que no tiene ninguna de estas dos enfermedades. Estas prueban deben de realizarse antes de ser vacunado, por que no se le debe de poner la vacuna contra la leucemia a un anima que es portador.

Desparasitación

Como hemos comentado anteriormente, los gatos son unos animales muy limpios, a pesar de ello, debemos de protegerles contra posibles parásitos. Sobretodo, esto es necesario si nuestro gato tienen contacto con otros animales o si sale al exterior. Si desparasitamos a nuestro minino de manera regular, lo protegeremos contra parásitos internos y externos.

– Desparasitación interna

Los parásitos internos más frecuentes que puede sufrir nuestra mascota son los gusanos redondos y los gusanos blancos (la tenia). Estos pueden afectar de manera grave a su sistema digestivo.

Una de las formas de saber si nuestro gato tiene parásitos internos es haciéndole un análisis de heces en el veterinario.

En el caso de tenerlos, estos se pueden eliminar con inyecciones o con pastillas. Siempre hay que seguir el consejo que nos haya dado el veterinario.

La primera desparasitación interna se puede hacer cuando nuestro gatito tiene unas dos o tres semanas de vida. Siempre que se le vaya a poner una vacuna, es importante hacerle una desparasitación con anterioridad. Se recomienda repetir la desparasitación cada 6 meses.

– Desparasitación externa

Los parásitos externos más frecuentes que puede sufrir nuestra mascotas son las garrapatas y las pulgas, sobretodo, si sale al exterior. De igual forma, si sale, como si no sale al exterior, es importante tenerlo protegido contra ellos. Una de las cosas que puede hacer sospechar que nuestro felino tiene parásitos externos es que se rasque más a menudo. En caso de que los tenga, debemos de limpiar tanto la cama, como los cojines y mantas que utilice.

Para prevenir a nuestro gato de los parásitos externos podemos utilizar champús, pipetas o pastillas. Para saber como utilizarlas y cuando suministrárselas debemos de preguntarle a nuestro veterinario.

Por lo general, si nuestro gato sale habitualmente al exterior se suele aplicar cada un mes y medio, y si no sale nunca, cada 3 meses.

Vacunación en gatos

Las vacunas son necesarios en los gatos si queremos prevenir que pueda tener enfermedades víricas y bacterianas, ya que de lo contrario nuestro gato puede enfermar y pueden quedar secuelas permanentes o terminar falleciendo.

La primera vacuna se suele poner una vez el gato ha sido destetado, más o menos entorno a las ocho semanas de vida. Como hemos comentado con anterioridad, siempre que se le vaya a poner una vacuna debe de ser desparasitado.

  • 2 meses de vida: Primera dosis de la vacuna trivalente (Rubitraqueitis, Paleucopenia, Calcivirosis)
  • 2 meses y medio de vida: Primera dosis de la vacuna de la lecucemia felina (leucosis)
  • 3 meses de vida: Segunda dosis de la vacuna trivalente (Rubitraqueitis, Paleucopenia, Calcivirosis).
  • 4 o 6 meses de vida: Vacuna contra la rabia.

Una vez que nuestro gato sea adulto, se recomienda vacunarlo una vez al año para que esté protegido. Ponerle tanto la vacuna trivalente, la vacuna contra la rabia y la vacuna contra la leucemia felina.

Esterilización y castración

Esterilizar a un gato es algo bastante delicado y puede que aún no lo tengas claro si hacerlo o no. Aquí te vamos a explicar cuales son los motivos para hacerlo y por que es algo beneficioso para él.

Beneficios de esterilizar a un gato

  • Aumenta su esperanza de vida: Al reducir la posibilidad de contraer algunas enfermedades y problemas físicos supone aumentar su longevidad, por lo que vivirá más tiempo
  • Menor posibilidad de tener problemas de próstata en los machos, además de reducir la posibilidad de tener cáncer de próstata
  • Menor posibilidad de cáncer de mama en las hembras: Si ha sido esterilizada antes del primer celo, se elimina prácticamente la posibilidad de tenerlo
  • Se elimina el estado de celo en las gatas: Cuando los gatos hembra están en celo, tiene un instinto de reproducirse y esto puede conllevar que nuestro gato se escape de casa y puede sufrir un accidente
  • No existen embarazos no deseados: Por lo general en cada embarazo una gata puede tener entre 4 y 8 gatitos, además un gata puede quedarse embarazada dos veces cada año
  • Se reduce tanto el comportamiento como la actitud agresiva
  • Menor posibilidad de una infección en el útero (piómetra): Al eliminarse el tracto reproductivo no hay riesgo de que pueda infectarse
  • Se eliminan los problemas derivados del embarazo: Si existen dificultades durante el parto, la gata podría llegar a fallecer

Problemas de salud

Es muy importante estar atentos y pendientes de como se encuentra nuestro gato, por que cuando están enfermos o se encuentran mal normalmente lo ocultan, y una vez lo detectamos puede haber pasado bastante tiempo.

– Síntomas de un mal estado

  • Cambio en el color de las encías
  • Perdida del pelaje
  • Hinchazón en los ojos
  • Sueño en exceso y cansancio
  • Aumento repentino del apetito y la sed
  • Disminución del apetito y la sed
  • Cera negra o manchas en las oreja
  • Que deje de mantenerse el pelo limpio.
  • Perdida de peso considerable.
  • Que tenga mal aliento.
  • Que tenga diarrea y vómitos a menudo.
  • Sangre en la orina o en las heces.
  • Aumente la cantidad de veces que orine.
  • Problemas a la hora de orinar
  • La cola y las orejas caídas
  • Aumento de sus maullidos
  • Dificultad a la hora de respirar
  • Aumento de su agresividad
  • Problemas a la hora de moverse
  • Legañas de color verdes, blancas o amarillas
  • Que estornude o tosa demasiado
  • Que se rasque de una forma excesiva
  • Perdidas de equilibrio, desmayos, espasmo o colápsos
  • Ojos llorosos constantemente
  • Le molesta la luz.
  • Mueva la cabeza de un lado a otro como si algo le moleste.

Si hemos observado alguno de los síntomas mencionados anteriormente se debe de acudir al veterinario para que lo examine con detalle y así detectar algún posible problema o enfermedad que tenga.

Enfermedades de los gatos

Rabia

La rabia es una enfermedad vírica que se transmite entre animales mamíferos, también puede ser trasmitida a los humanos mediante una mordedura (saliva inoculada) de un animal infectado.

Calicivirus felino

Esta enfermedad puede provocar úlceras en la boca, secreción nasal y gingivitis.

Inmunodeficiencia felina

La Inmunodeficiencia felina es conocida también como el sida felino y es una enfermedad de origen vírico. Afecta sobretodo al sistema inmunitario y le provoca enfermedades secundarias que suelen ser la causa del fallecimiento. Sobre todo afecta a gatos que son adultos y que no están esterilizados, puede ser trasmitida en peleas con otros gatos o en la reproducción.

Leucemia felina

La leucemia felina es una enfermedad vírica y puede se contagiada cuando nuestro gato entra en contacto con los fluidos corporales de otro gato. La gran mayoría de veces se contagian al tener una pelea con otro gato y producirle heridas, entra en contacto con su sangre. Es una enfermedad muy fácil de trasmitir y por lo general es mortal. Esta enfermedad puede prevenirse si tenemos a nuestro gato vacunado y evitamos que este en contacto con otros gatos.

Rinotraqueítis felina

La Rinotraqueitis felina es una enfermedad que provoca infecciones en el sistema respiratorio, se contagia a través de los fluidos corporales y sus síntomas son mucosidad, lagrimeo, conjuntivitis, estornudos y fiebre. Puede prevenirse mediante la vacunación.

Panleucopenia felina

La Panleucopenia felina es una enfermedad también llamada moquillo felino, gastroenteritis felina o enteritis. Sus síntomas son debilidad, deshidratación, anorexia, diarrea, hipotermia, fiebre, vómitos y depresión. Es una enfermedad bastante mortal y se puede prevenir con una vacuna.

Problemas de salud comunes

Además de las enfermedades que puede contraer un gato, existen otros problemas que salud que pueden tener y son más comunes.

Resfriados

Al igual que los humanos los gatos también pueden contraer un resfriado.

Otitis

La otitis en una inflamación producida en el pabellón del oído y es fácil de tratar.

Conjuntivitis

Los ojos de los gatos son muy delicados, por lo que es muy fácil que pueda padecer una conjuntivitis.

Alergias

Los gatos pueden tener alergias a distintos objetos.

Envenenamientos

Pueden envenenarse cuando han ingerido una sustancia con veneno, si eso ocurre se debe de acudir al veterinario con urgencia.

Sobrepeso

Los gatos domésticos, sobre todo esterilizados tienen a tener más peso.

Reproducción de los gatos

Los gatos son animales que antes de nacer se desarrollan en el útero de la hembra, por lo que son vivíparos . En el caso de la hembra, alcanza su madurez sexual a los 4-5 meses de haber nacido, mientras que los machos alcanza su madurez sexual a los 6-7 meses de haber nacido.

Durante el año, las gatas tiene varias épocas de celo, en las cuales están más receptivas sexualmente. Este periodo puede durar más o menos entre 4 y 7 días. Durante estos días, las gatas maullarán con más frecuencia para que puedan ser escuchadas por los machos. Cuando los machos escuchen los aullidos, buscaran a las gatas y se pelearan entre ellos para poder copular con ellas.

Aunque la gata esté en celo, suele mostrarse menos predispuesta a copular debido a que la penetración para ellas es dolorosa. Esto ocurre por que el pene del macho tiene unas púas que se conocen como espículas y al tener contacto con la vagina producen la ovulación.

Cuando ocurre la penetración la hembra intentará evitarla y el macho la morderá en el cuello para tenerla inmovilizada. No siempre que ocurra la cópula tiene que producirse la ovulación, por lo que puede ser que se quede embarazada cuando copule con otro macho.

Una vez el óvulo ha sido fecundado, la gata tendrá una gestación que dura entre 63 y 67 días. La media de crías que suele tener una gata suele ser entre 4 y 8 gatitos, pero puede ocurrir que solo tenga 1, o que tenga hasta 12. Cada gato suele nacer en intervalos de 30 a 45 minutos, pudiendo extebderse hasta 1 hora de duración. Una vez los gatos han nacido, tienen los ojos cerrados hasta que no pasa un periodo de entre 8 a 14 días.

Para que los cachorros tengan un buen desarrollo, deben de permanecer con la madre mínimo unas 6 u 8 semanas, ya que en este tiempo están recibiendo los nutrientes que les aporta su madre y que les van a permitir tener un correcto desarrollo y sobrevivir. Además, en las primeras semanas es cuando los gatitos aprenden a socializar con otros gatos y adquieren su identidad como gato. Si el gato es apartado al poco tiempo de nacer, puede no tener un desarrollo correcto y tener como consecuencia, cuando sea adulto, un comportamiento muy diferente a los de los gatos que si han estado con sus madres. Una vez han trascurrido estas 6-8 semanas es importante que los gatos tengan interacciones con los humanos para que puedan adaptarse como mascotas.

Deja un comentario