GECKOS

El gecko, también conocido como geckos, geko gekkota, es un reptil de tamaño pequeño que pertenece a la familia de los gecónidos ( Gekkonidae), los cuales suelen habitar en zonas húmedas de Oceanía y Asia. Existen más de 1500 especies distintas de estos hermosos animales.

Taxonomía del gecko
ReinoAnimalia
FiloChordata
ClaseSauropsida
OrdenSquamata
SubordenLacertilia
InfraordenGekotta
Nombre comúnGecko, gekotta, geco
Nombre de inglésGekotta
Peso50 a 100 g
Tamaño18 a 30 cm
OrigenOceania y Sudeste Asiático
Esperanza de vida15 a 20 años

Características de los geckos

Los geckos son lagartos que tiene un tamaño pequeño, variando entre los 18 hasta los 30 centímetros de longitud cuando son adultos. El peso suele variar entre los 50g hasta los 100g, dependiendo de la especie y la alimentación.

Una de las cosas más llamativas de los geckos son sus colores y sus estampados llamativos. Algunos tienen zonas de color amarillo, naranja, rosa, gris, marrón e incluso azul. Aunque también existen especies que tiene un tono verde brillante. Cada uno de ellos tiene unos colores distintos y esto hace que sean unos animales muy atractivos a la mirada de los ojos de los aficionados a los reptiles.

Los geckos suelen tener un cuerpo fuerte y aplanado. La cola es larga y bastante gruesa. Esto es debido a que en la cola es donde se acumular toda la grasa, por lo que es un buen factor para comprobar si tiene una correcta alimentación.

Los geckos poseen ojos de gran tamaño, los cuales están cubiertos de una membrana que los ayuda a protegerlos, debido a que no poseen parpados.

Una curiosidad de estos reptiles, es que tienen cuerdas vocales y debido a ello tienen la capacidad de emitir sonidos que utilizan para comunicarse con otros de su especie, para proteger su territorio y para ahuyentar a sus enemigos.

El gecko es un reptil que tiene hábitos nocturnos y gracias a ello ha podido desarrollar mucho más su visión. Es muy ágil, ya que puede huir a gran velocidad cuando la situación lo requiere y es muy escurridizo gracias a que en cada uno de los 5 dedos de las patas posee una especie de almohadilla adhesiva que le permite moverse por las superficies verticales con gran habilidad. Una de las cosas que más llama la atención de estos animales es que pueden soltar parte de su cola cuando huyen de sus depredadores o se sienten amenazados. Decir que la cola les volverá a crecer.

¿Cómo son los geckos?

Para que puedas conocer un poco más de estos fascinantes reptiles, a continuación te comentamos las principales características.

  • Clase: reptil
  • Reproducción: ovípara
  • Alimentación: insectívora
  • Longitud: entre 18 y 30 cm
  • Peso: entre 50 y 100 g
  • Esperanza de vida: entre 15 y 20 años
  • Crías por puesta: 1 o 2 huevos
  • Periodo de incubación: entre 45 y 56 días
  • Carácter: Territorial y tranquilo

¿Cuántos años puede vivir un gecko?

Por lo general estos reptiles suelen vivir alrededor de 15 a 20 años cuando están en cautiverio si se les da una buena alimentación y los cuidados necesarios. En el caso de los geckos que viven en estado salvaje, algunas especies suelen vivir entre 3 y 4 años.

Tipo de geckos

Existen unas 1.500 especies de geckos distintos de todos los colores y tamaños. Para tenerlos como mascotas, se suele elegir entre las dos especies más comunes que se crían en cautividad, estas son el gecko crestado y el gecko leopardo.

Gecko crestado

El gecko crestado, cuyo nombre científico Correlophus Ciliatus, es originario de Nueva Caledonia, en Oceanía. El origen de su nombre viene dado porque tienen dos crestas que recorren todo su cuerpo desde sus ojos, hasta el principio de su cola. A los pelos cortos que se encuentran en las crestas, se les conoce como cilios.

Como la gran mayoría de geckos, tiene unas membranas trasparentes en vez de párpados que protegen sus ojos, similares a las de las serpientes. Debido a sus hábitos nocturnos, tienen tanto la vista como el oído muy desarrollados. Su hábitat natural son los árboles, y puede trepar por ellos gracias a los dedos de sus patas que se adhieren a cualquier tipo de superficie.

A pesar de que tiene un aspecto que nos puede recordar a los dinosaurios, es una animal bastante dócil, por lo que puede ser ideal como mascotas para niños

Gecko leopardo

El gecko leopardo, cuyo nombre científico es Eublepharis Macularius, tiene su origen en las zonas semidesérticas de Oriente Medio. Es una de las principales especies de geckos que las personas suelen tener como mascota debido a sus fascinantes colores, así como sus manchas que lo hacen asemejarse a un leopardo. Este color le permite camuflarse con gran facilidad en su hábitat natural. Por lo general, suelen medir entre 18 y 24 cm de longitud.

Al contrario de otras especies de geckos, este si tiene unos párpados completos y móviles. Gracias a ello, puede cerrar los ojos cuando está durmiendo. Otra de la características que le diferencia de otras especies, que no tiene las almohadillas adhesivas, por lo que tiene muchas más dificultades a la hora de trepar. Debido a que su hábitat natural es muy caluroso, suele protegerse del calor resguardándose en zonas húmedas.

Comprar un gecko

Adquirir un gecko es una responsabilidad y al mismo tiempo, es importante que pueda ser llevado al hogar contando con las condiciones sanitarias ideales. En caso de que decidas adoptar a uno, la mejor opción es adquirirlo directamente de una tienda de mascotas de confianza que tenga una buena reputación.

Cuando compramos un gecko, es mejor hacerlo en persona y no por internet. Hay que tener en cuenta que no estamos comprando algo material, sino que estamos comprando un ser vivo.

¿Dónde podrías comprar un gecko?

Puedes adquirir un gecko ya sea en una tienda de mascotas o a través de una persona que tenga uno y haya tenido crías. Debemos de asegurarnos que han tenido los cuidados óptimos y que son animales sanos.

Precio estimado de los geckos

El precio de un gecko suele oscilar entre los 50 y los 100 euros. Si a esto le sumamos el equipamiento necesario para tenerlo como mascota, más o menos puede llegar a 100 o 200 euros si adquirimos un buen terrario.

Comportamiento de los geckos

Los geckos son unos animales mansos y rara vez los vas a ver de forma agresiva, por lo que son muy recomendados para tener como mascota para niños. Por normal general, suelen estar muy tranquilos y son obedientes. Una de las cosas que tenemos que tener en cuenta, es que los machos son muy territoriales, por lo que no debemos de tener a más de un ejemplar macho juntos. Si queremos tener más de un gecko, deben de ser o bien dos hembras, o macho y hembra.

Los geckos pueden tener distintos comportamientos. Algunos de los más comunes, son los siguientes:

  • Suelen huir o esconderse dando unos gritos agudos cuando se encuentran asustados. Estos sonidos suelen asemejarse a cuando un perro está ladrando. Si queremos conocer cual es el estado emocional del gecko, debemos de fijarnos en la posición de la cola.
  • En caso de que se encuentre excitado, lo más seguro es que esté moviendo la cola de forma lenta. Si se ha fijado en una hembra, empezará a mover la cola con gran rapidez, intentando hacerse notar. Si en algún momento se siente agredido, sacudirá la cola, raspando el suelo.

Tenemos que recordar que el gecko es un reptil de hábitos nocturnos, por lo que si tenemos uno en nuestra casa, lo más seguro es que por el día trate de ocultarse en su escondite hasta que llegue la tarde. Si nos damos cuenta que no ha abandonado su escondite durante 24 horas o más tiempo, puede ser que esté enfermo o que su terrario no está a la temperatura ideal.

Cuidados de un gecko

A pesar de ser animáles salvajes, se adaptan muy bien a la vida en cautividad. Si se les da una correcta alimentación (se les puede dar un suplemento de calcio y vitaminas para complementarla) y unas buenas condiciones, es bastante raro que llegue a enfermar,

Terrarios para gecko

Cuando vayamos a adquirir el terrario, es importante saber cuántos geckos vamos a tener. Para un solo gecko, un terrario de 40 litros es más que suficiente. Para una pareja de geckos, lo ideal es adquirir un terrario de 80 litros, el cual debe medir 1 metro de alto, 50 cm de ancho y 50 cm de largo.

El gecko se puede sentir estresado si el terrario este no es lo suficientemente grande. Si vamos a tener un gecko leopardo, como este no es trepador, interesa fijarse más en la anchura que en la altura.

  • Terrarios de plástico: Son más económicos y más sencillos. Pueden dar problemas si se les quiere añadir iluminación.
  • Terrario de cristal: Tienen un precio más elevado y son los más recomendables.

Hay que mantener el terrario en buenas condiciones, para ello debe de ser limpiado cada dos días.

Condiciones ambientales del terrario

Además de tener un terrario con el tamaño adecuado, se deben de tener en cuenta otras consideraciones.

Temperatura

Los geckos necesitan un clima cálido para vivir. La temperatura ideal se encuentra entre los 25ºC y los 32ºC. Para alcanzar esta temperatura, podemos colocar distintas fuentes de calor en el terrario, y a ser posibles reguladas con un termostato. La temperatura del terrario nunca debe estar por debajo de los 21ºC. Si esto ocurre, el gecko dejará de comer y esto puede llegar a causarle la muerte.

La temperatura no debe de ser la misma en todo el terrario, sino que debe de ser gradual, logrando tener una zona más caliente y otro zona más fría.. Una forma de lograr esto, es poniendo la fuente de calor en uno de los extremos.

Si tenemos un gecko leopardo, se le debe de proporcionar el calor a nivel del suelo, ya sea poniendo un cable calefactor o una manta térmica.

Nivel de humedad

Es importante mantener una humedad adecuada en nuestro terrario. Debe de estar comprendida entre el 40% y el 65%. Para lograrlo, podemos poner un humificador para mantener una correcta humedad en el ambiente. Cuando el gecko se encuentra mudando la piel, la humedad debe de ser más alta, entre el 80% y el 85% para ayudarle a a realiza la muda.

Nivel de iluminación

Los geckos son animales de hábitos nocturnos, por lo que no necesitan una iluminación rica en radiación UVB ni UVA. No obstante, se puede añadir algún tipo de iluminación:

  • Iluminación diurna: Se puede poner una lámpara que genere una luz óptima para su visión.
  • Iluminación nocturna: Se puede poner una lámpara que genere una luz que sea similar a la de la luna.

Sustrato

Debemos de poner un sustrato adecuado en el suelo del terrario dependiendo de la especie de gecko que tengamos. Algunas especies necesitan que esté compuesto de rocas, y otras necesitan que sea una tierra u otra. Cuando adquirimos nuestro gecko, debemos de preguntar como debe de ser el sustrato para asegurarnos de poner el correcto. Este debe de ser lo más higiénico posible y podemos adquirirlo en tiendas de mascotas especializadas en reptiles. También es importante que incluyamos toallas de papel, periódicos y césped artificial para que absorban la humedad.

Recipiente con agua

Uno de los accesorios más importantes en nuestro terrario es el recipiente de agua. Este no debe de ser muy profundo y siempre lo tenemos que mantener lleno de agua fresca ( que no esté muy frío). Ademas debemos de cambiarlo a diario para evitar para evitar que se puedan acumular restos de alimentos o que caigan en él insectos y estos pueden tener bacterias.

Comedero

El comedero debe de ser antiescape para así evitar que los gusanos o insectos que se encuentren dentro, pueden salir y moverse de forma libre por el terrario causando estrés a nuestro gecko.

Ramas/Decoración

Nuestro terrario debe de parecerse lo más posible a su habitat natural, para lograrlo debemos de añadir elementos que se incluyen en la naturaleza como rocas, plantas y ramas de tal forma que le facilitemos algún refugio para que pueda esconderse en él.

A la mayoría de los geckos (el gecko leopardo no) les encanta trepar y ascender por superficies, para lograr esto, podemos colocar una rama alta en la cual se pueda enrollar. También podemos adquirir elementos que se venden en tiendas de mascotas, como por ejemplo, escaleras de plástico.

¿Qué comen los geckos?

La alimentación del gecko es muy sencilla y no te va a dar ningún problema. En el caso de las crías de gecko, estas deben ser alimentadas todos los días. En el caso de los geckos adultos, puede ser alimentado cada dos días.

Insectos

Los geckos son reptiles insectívoros, por lo que la gran parte de su dieta consiste en distintas especies de insectos. Algunas de las opciones básicas para alimentarlos, son grillos, gusanos de seda y cucarachas pequeñas.

En ocasiones, se le puede ofrecer un bebé ratón, conocido también como ratón pinkie. Esta opción de alimento es ideal para las hembras que se encuentran en su periodo de reproducción.

Ora excelente golosina son las larvas de Galleriamellonella. Estas se pueden encontrar con el nombre de Waxworms. Hay que ser cuidadoso cuando se les da de comer estas larvas a los geckos, porque puede llegar a generar dependencia de estos. Es importante que las larvas tengan un tamaño menor a la mitad de la anchura de la cabeza del gecko, para evitar que pueda atragantarse.

También debemos de conocer la cantidad de comida se le debe dar a los geckos. Esta depende del tamaño que tiene, por lo general, puedes darle de 4 a 8 grillos a la vez. Tampoco debemos de ofrecerle muchos grillos al mismo tiempo porque podría no comerse todos y que los grillos ronden por el terrario. Si esto ocurre, puede estresarlo, y cuando los grillos estén hambrientos, pueden llegar a morderlo.

Una forma de asegurar que nuestro gecko tiene una buena alimentación, es seguir la técnica «gut-loading». Esta técnica consiste en alimentar la comida de nuestro gecko (insectos, grillos) con un polvo que es muy nutritivo conocido como «Gut Load». Esto lo haremos 24 horas antes de echárselos a nuestro gecko para que se los coma.

Salud de los geckos

El gecko es un animal muy resistente, en su hábitat natural se enfrenta a los peligros de su propio hábitat. En caso de tenerlo en cautiverio, no está expuesto a estos peligros y tiene menos posibilidad de enfermar si se le dan unos cuidados óptimos.

Síntomas de que un gecko está enfermo

Como hemos dicho anteriormente, son unos reptiles muy resistentes, pero de igual forma puede verse afectado por alguna enfermedad. Si nos hemos dado cuenta que ha cambiado de conducta de forma radical, puede ser un síntoma de que algo le ocurre y debemos de acudir a nuestro veterinario para que pueda examinarlo.

Es importante notar si existe algún cambio en la conducta o si tiene dificultades para caminar. Las heridas en los geckos son comunes y el mayor síntoma para saber si está enfermo es si presenta debilidad.

Enfermedades comunes de los geckos

Estas son las enfermedades más comunes:

  • Ostéodystrophie nutricional: Generada por falta de vitamina D y calcio.
  • Gastroenteritis: puede tenerla por la presencia de parasitos.
  • Oclusiones intestinales: se debe al consumo de un sustrato que no está adaptado.
  • Retención de huevos en la hembra: Se debe de presentar atención a ello durante la cría.
  • Pérdida de dedos: Al mudar de piel, si no lo hace de manera completa, esto puede generar que la piel sobrante se enrede y pueda ocasionar la pérdida de dedos.
  • Parásitos: Todos los animales tienen parásitos, esto no los pone en peligro. Cuando un gecko sufre de estrés, esto puede debilitar su sistema inmunitario y permitir que los parásitos crezcan y hagan daño al animal.

En el caso de que el gecko esté enfermo debido a los parásitos, se puede notar porque las heces son más claros al tener problemas de digestión. Como consecuencia, puede tener diarrea o una perdida considerable de peso. En caso de detectar estos síntomas, se le deben de hacer un análisis de sangre.

  • Coccidias: Es un parásito que puede provocarle deshidratación, diarrea, perdida de peso y de apetito.

Debido a que puede trasmitirse fácilmente entre lagartos, cuando se decta es necesario que a infectado se lo ponga en cuarentena. Esta enfermedad puede detectarse analizando sus excrementos.

Muda de piel en los geckos

Al igual que casi todos los reptiles, pasado un tiempo determinado los geckos mudan la piel bajo un procedimiento conocido científicamente como ecdisis. Cuando esto ocurre, las escamas crecen y se van haciendo más grandes, entonces mudan de piel y sus escamas son sustituidas por unas más grandes.

No todos los geckos cambian de piel de la misma manera. Mientras que unos lo hacen por completo, otros solo lo hacen de forma parcial.

En caso de que tengamos un gecko, no debes de asustarse si ves que está mudando de piel. Esto es algo natural y ocurrirá varias veces a lo largo de su vida. Para ayudarle en este proceso, es necesario tener un terrario adecuado a unas condiciones de humedad y temperatura que le faciliten el proceso.

Reproducción de los geckos

Si deseas que tu gecko se reproduzca, lo recomendable es que en el caso del macho tenga un peso mínimo de 45 gramos y al menos 8 meses. En el caso de la hembra, un peso mínimo de 50 gramos y al menos 1 año de edad.

La reproducción de los geckos sucede durante la primavera, cuando el macho sujeta a la hembra por la nuca e introduce uno de sus hémipénis (los reptiles tienen dos penes gemelos) en la cloaca de la hembra. El tiempo de apareamiento dura alrededor de 5 minutos.

El periodo de gestación dura alrededor de un mes y la hembra tiene entre 1 y 2 huevos. Estos son blancos y redondos, con un diametro medio de unos 9 mm. Pueden poner huevos hasta 3 veces en un año. Estos tienen una cáscara muy resistente y son depositados en cavidades murales, debajo de las piedras o enterrados en el sustrato. Los huevos eclosionan una vez han pasado un periodo de 45 a 56 días. Este tiempo no tiene que ser exacto ya que depende de la temperatura que haya en el ambiente. Al momento de nacer los crían miden unos 3 centímetros.

En el caso de los geckos en cautiverio, debemos de acondicionar el sitio donde la hembra va a depositar sus huevos, Este puede ser una caja en la cual debemos de hacer un suelo que tenga una capa de sustrado mezclado con arena. La hembra cavará en este suelo y pondrá sus huevos. Una vez los ha puesto, debemos de recoger los huevos y ponerlos en una incubadora. Los huevos eclosionaran en unos dos meses y e sexo de las crías dependerá de la temperatura que han tenido durante la incubación. Si la temperatura de incubación ha sido de unos 27°- 28°, las crías serán hembras, si la temperatura de incubación ha sido de unos 29° – 30°, la mitad de las crías serán machos, y la otra mitad serán hembras. Por último, si la temperatura de incubación ha sido de unos 31° – 32°, las crías serán hembras.

Deja un comentario